Escuela autogestionada de oficios-Meme.

[ 5 Puntos Suspensivos irratsaioak MEME ofizioen eskola autogestionatuari eginiko elkarrizketa-irratsaioa ]

Escuela autogestionada de oficios-Meme. 

meme
foto: caixa fosca

Hablamos con Candi, uno de l@s integrantes de la escuela autogestionada de oficios- Meme. El proyecto se está desarrollando en una de las últimas alquerías del barrio de Benimaclet(València). Este año se celebra su 4º aniversario, y Candi nos pone al día de los talleres sobre oficios que actualmente se están llevando a cabo, hace una retrospectiva de lo que está significando esta iniciativa a nivel colectivo y personal.
Reproductor de audio
escuchar/descargar







Como proceso barrial, Benimaclet tiene la suerte y la abundancia de múltiples formas culturales colectivas. Meme surge desde estas actividades sociales y reivindicativas en las cuales están inmersas colegios, asociaciones, comerciantes y vecinos de Benimaclet. Por otro lado, Meme se crea con la intención de dar un quiebre en las intencionalidades educativas en la etapa adulta. Nos encontramos ante el problema laboral vinculado a la incesante demanda de “procesos educativos continuos”, en los que la propia disgregación cultural y conceptual que nos aporta, cría generaciones incapacitadas y obstaculizadas ante el desarrollo cultural. “A mayor número de estudios, mayor sensación de estar incompleto e incapacitado.” Meme, pretende vincular sus saberes a la vida y a los procesos sociales y comunitarios. Meme cree en el valor que tiene el aprendizaje como un acto social que pone a la cultura como objetivo primero en la labor de los oficios.
http://escuelameme.com/meme/
https://www.facebook.com/escuelameme.benimaclet/?fref=ts

Reseña al libro "Tecnología y filosofía" de M. Bunge

Reseña al libro "Tecnología y filosofía" de M. Bunge

Si queremos conocer y entender los efectos de la tecnología sobre la vida tendremos que desgranar filosóficamente los distintos aspectos sobre los que ejerce su influencia y las diversas formas en que lo hace.

Mario Bunge en este pequeño librito escrito en 1976 trataba de hacerlo de forma escueta y clarificadora.

Definiendo antes de nada el término 'tecnología' en relación a su necesaria compatibilidad con la ciencia y el método científico (que presupone la matemática), y su uso como medio de control, transformación y creación de cosas o procesos, naturales o sociales. Y a partir de aquí, tecnologías, muchas. Y aspectos 4 centrales. El epistemológico, el ontológico, el axiológico y el ético.

Del primero, interesa resaltar que Bunge considera que el tecnólogo se fundamenta en presupuestos realistas. Un realismo crítico, que suele estar matizado por una actitud marcadamente instrumentalista o pragmatista, dice. Así nos confiesa que el tecnólogo concibe la realidad como la totalidad de recursos (naturales y humanos) y productos de deshecho y el conocimiento como medio para controlar. Si le coloca al científico eso del conocer por conocer, al tecnólogo le cuelga encima el conocer para hacer. Distinción que con el paso del tiempo parece haberse difuminado en los hechos en la medida en que hacer-producir-crear es lo único que importa en nuestra sociedad contemporánea. Esta actitud básica comporta que el tecnólogo se desinterese de porciones de realidad que no son útiles para sus fines y las termine juzgando como 'ruido'. Así, es norma que se atiendan más a teorías simples y fáciles de digerir en pro de las metas buscadas que a teorías complejas donde existen demasiadas variables interactuando que dificultan la interpretación y comprensión con orientación a los fines prácticos buscados. Termina por afirmar que el tecnólogo, más allá de guiarse por unos principios, es filosóficamente oportunista, es decir, se propone maximizar su propia eficiencia prescindiendo de cualquier lealtad filosófica.

Cuanto a la dimensión ontológica expone algunas asunciones genéricas y otras de ramas tecnológicas específicas sobre la realidad existente y la  creada. Aquí se cuestiona algunos interrogantes acerca de la naturaleza de los artefactos y los compuestos hombre-máquina creados por la tecnología en sus diversas ramas. Asimismo atribuye a la teoría general de sistemas un alcance mayor dentro de las ramas de la tecnología en tanto se ocupan de rasgos genéricos de géneros (y no ya de especies) y se enfocan en la estructura y comportamiento de un sistema (y no de la composición y el mecanismo), cosa que las dota de mayor amplitud para el control.

En lo que afecta a los valores de la tecnología, Bunge señala que el tecnólogo al dividir la realidad en recursos, artefactos y el resto, termina por considerar este resto como deshecho. Es por ello que afirma que se trata de una ontología, la tecnológica, atada a unos valores específicos. Fundamentalmente los valores de la producción, añadimos.

Para terminar, bucea en algunos aspectos éticos de la tecnología. Bunge afirma que la buena vida es inconcebible a día de hoy en ausencia de conocimiento (tanto útil como desinteresado). Pero añade que esto no ocurre con la tecnología. En tanto aplicación interesada de la ciencia y el conocimiento permite el accionar de procesos moralmente objetables por proponerse metas prácticas perversas. Y acaba escupiendo: la tecnología de la maldad es malvada. Por tanto, apela a todo el desarrollo y no sólo a las metas o fines, ejemplificándolo a través de los estudios y tecnología nazis. Propone aquí una tecnoética y una tecnopraexeología que permitan regular las acciones, los proyectos y las intenciones de los científicos y tecnólogos. Que esto no es posible en la práctica, lo sabemos a día de hoy. Aunque no quita que sigamos en el empeño.


[ Romper con la ingeniería medica webgunetik hartua]

‘Goldman’ saria Eslovenian erraustegia geldi arazi duen baserritarrari

‘Goldman’ saria Eslovenian erraustegia geldi arazi duen baserritarrari

[Pello Zubiria Kamino] Gaur, apirilak 24, ingurumenaren defendatzaile nabarmenei ohore egiten dien ‘Goldman’ sari famatua eman diote Esloveniako laborari bati, hango porlan fabriketan zaborrak erretzearen kontra borrokatu den Uroš Macerl nekazariari.
Laborantza ekologikoan ari den Macerlek Eko Krog (Zirkulu Berdea) talde ekologista antolatu zuen, Lafarge-Holcim multinazionalak Trbovlje herrian daukan zementu fabrikari eragozteko ohiko erregaiez gain zaborrak kiskaltzea bere fabrikazio prozesuan. Porlan fabriketan hondakinak erretzea asko zabaldu den praktika da, enpresei erregai merkea eskuratzen dielako eta Europar Batasunaren diru-laguntza iruzurtiak eskuratzen dituztelako, balizko energia berriztagarria erabiltzen dutelakoan. Aldi berean, errausketa bereziki kutsagarria burutzen dute porlanetarako aitzakian.
Lafarge-Holcimek erosi zuenean Esloveniako usina zaharra, bertako agintarien diru-laguntza oparoak jaso zituzten. Hala ere, gaur 48 urte dituen Uroš Macerlek eta Eko Krog elkarteak biltzen dituen nekazari eta bestelako herritarrek aurre egin zieten, jendearen osasunari bezala baserrietako produktuei eragiten dion kalteagatik. Saria ezagutarazteko oharrean, Berta Caceres bezalako ingurumenaren eta giza eskubideen aldeko militanteak saritzen dituen Goldman fundazioak dio: “Erraustegi-porlan fabrika itzali zenetik, eskualdeko airea nabarmen hobetu da. (…) Lafargek segitzen du hondakinak gehi kokearekin ko-intzinerazioa berriro haseteko ahaleginean, baina aurrean aurkitzen ditu Macerl, Eko Krogeko kideak eta beren osasuna eta ingurumena babestea erabakita daukaten herritarrak”.


[ Argia aldizkariko blogetan aurkitzen den Zero Zabor blogetik harturiko duela pare bat astetako berria ]

POEMA - Mary Kelly

P O E M A 
Declaración judicial de Mary Kelly, activista irlandesa juzgada por causar considerables daños a un avión de guerra norteamericano.
"Entré en el aeropuerto de Shannon el 29 de enero de 2003 a las 4 de la madrugada porque considero que es mi deber como ciudadana responsable liberar un aeropuerto civil de los aviones de guerra de los Estados Unidos. La presencia de dichos aviones viola la constitución [irlandesa], en su artículo 28 (3) (1), que es la ley suprema de nuestro país. Me niego a ser cómplice de que se suministre combustible a esa máquina de guerra. No estoy dispuesta a explicar cómo entré en las pistas de aviación. Estuve allí yo sola, vi que había tres aviones, vi un avión del ejército de los Estados unidos al que ocasioné daños. Vi los nombres de varias compañías aéreas y servicios auxiliares de transporte aéreo. Atravesé la pista de aterrizaje hasta el avión de combate estadounidense. Golpeé el morro del avión con un hacha. Dañé los cables próximos al tren de aterrizaje delantero y dañé la cubierta de uno de los motores. Acudí al aeropuerto de manera deliberada con el fin de realizar esta acción y he declarado las razones que me movieron a ello. Me niego a permanecer impasible mientras nuestro gobierno permite de manera ilegal que los aviones de guerra estadounidenses utilicen nuestras instalaciones para repostar combustible en el aeropuerto de Shannon. El hacha que llevaba era mía y estoy dispuesta a decir si la compré o no la compré. Me arrestó el detective / garda [policía de la República de Irlanda] John Geoghegan en el avión. Esta declaración ha sido leída y es correcta".

[Arrezafe-tik hartua]

Ayúdame a hacer posible mi nuevo libro: Vomitorium

Ayúdame a hacer posible mi nuevo libro: Vomitorium

portada
Hola a todxs!
Estoy recaudando fondos mediante la preventa de mi nuevo trabajo y desde esta web hago un llamado para que quienes hayáis leído mis otros libros y os hayan servido de algo, me echéis un cable para poder sacar “Vomitorium” adelante.
En él, como el propio título indica, me purgo de años de hartura con las luchas antisistema y concretamente con el feminismo. Muchas cosas se llevan a cabo de modo terrible y la solución no es dejar de hacerlas sino hacerlas de otro modo. Nuestra alimentación, nuestra forma de drogarnos, de amar, de follar, de ganar dinero, de comunicarnos, todo ello, está podrido y necesita ser cambiado para que vuelva a funcionar. Este libro es una propuesta rabiosa de cambio, una vomitona descontrolada y ácida que fue escrita con la más bella intención de dejar de perpetuar errores del pasado, de que tengamos mejores vidas y mejores relaciones con nuestras queridas luchas políticas.
Cómo me podéis ayudar?
* La mejor forma: Compra el libro mediante la campaña de preventa o alguna de las otras recompensas disponibles
* Difunde en tus redes (facebook, twitter, etc) el link de la campaña http://vkm.is/vomitorium
* Pon alguno de estos gifs en tu página web o blog
* Envía un correo a tus amigxs que pudieran estar interesadxs en cooperar
* También puedes compartir este vídeo donde explico de qué se trata el proyecto y el libro.

Campaña Verkami de “Vomitorium” el nuevo libro de Diana J. Torres from Pornoterrorismo on Vimeo.

[ Pornoterrorismo webgunetik hartua ]

Común ¿para qué?

Común ¿para qué?     

apantle1  apantle2

Un apantle es una acequia o acueducto utilizado para llevar el agua a los pueblos en muchas regiones de México y Centroamérica. Es un elemento importantísimo para la vida de las pequeñas comunidades rurales que se construía y se gestionaba de forma comunal.
En este número de la revista de estudios comunitarios “El Apantle”, varias personas abordan el tema de “lo común”. Estos son los artículos:
Reproducción comunitaria de la vida. Pensando la trans-formación social en el presente por Raquel Gutiérrez y Huascar Salazar
Comunes contra y más allá del capitalismo por George Caffentzis y Silvia Federici
Los trabajos colectivos como bienes comunes material/simbólicos por Raúl Zibechi
Hacer común contra la fragmentación en la ciudad: experiencias de autonomía para la reproducción de la vida por Mina Navarro
Sistemas de gobierno comunal indigena: la organización de la reproducción de la vida por Gladys Tzul Tzul
Entrevista  a Silvia Rivera Cusicanqui. Sobre la comunidad de afinidad y otras reflexiones para hacernos y pensarnos en un mundo otro por Huascar Salazar
A proposito del trabajo de Silvia Federici. Colocar la reproducción material y simbólica de la vida social y la capacidad humana de producir lo común como punto de partida para la reflexión crítica y la práctica política por Raquel Gutiérrez
El problema del territorio: Mariátegui visto redes la historia indígena por Sinclair Thomson
Lo común desde la crítica de Bolivar Echeverria: centralidad del proceso reproducción social por Márgara Millán
La crítica como reivindicación de lo político del sujeto social por Diana Fuentes
La revista se puede descargar aquí

[ Rus Redire webgunetik hartua ]

ANARKOFOLKA irratsaioa

[ Kontrako Eztarrixe Azkoitiko irrati libretik hartutako Anarkofolka irratsaioaren aipamen-gomendioa 11 lehen irratsaio eta beste zenbait hitzetan] 

ANARKOFOLKA irratsayue

Zer deNK anarkofolkA?   
Axkoitiko puntan Azpeitiar batek eiteiÑKen irratsayue deNK hau. Bertan musika moduen folka (alegiye `herri musikie´) ta askatasunez betetako hitz literayuek aitu leizkeNK. Nun daon hau galdetzie haundiye deNK, nun izingoeNK ba? Zuzenien Kontrako Eztarrixen ta bestela Ekaitzaldia blogien, Arrosa irrati libre eta herri irratiyen sarien, egunen baten Radios Libres (ahalmena emate-igubenien) gunien ta nahi bauNake behin jeitsite hire mp3 irakurgalluen, ordenagalluen, kotxien,...

Resultado de imagen de blackbird raum


Lenengo 7 irratsayuek hauek dituNK (belaxe geiyo iyoko dixkiÑau). Esteketan barrure sartu ta han aitu eo jeitsi ahal izingo-ituNK:

ANARKOFOLKA (11) – Bucket Boyz, Chicho Sanchez Ferlosio, Jainko Ateoa, Andrew Jackson Jihad, Meren, Paradoxus L., ...
Genealogía del Pensamiento. Esaldi politikoen bilduma liburuko esaldi mordoa eta El panorama actual del libro anarquista. Buceando entre Editoriales testua irakurtzearen gomendiotxoa burutu dizkiNat .

ANARKOFOLKA (10) – Regocijo en el Fango, Tintamare, Buterflai, Old Trees, Alferrikako Bizien Jabe, Bestiario, Blackbird Raum, Anarkopibes, Matador, Morau…
+ Genealogía del Pensamiento. Esaldi politikoen bilduma txikia liburuko esaldi mordoa eta Tattoo Circus espetxeen aurkako topaketen berri eman diNagu. Izan zoriontsu mundu zoriontsu hontan !!
ANARKOFOLKA (9) - Inner Terrestrials, Corazón Negro, Holy! Holy! Holy!, Apalatxe, Todo o Nada...
+ Genealogía del Pensamiento Eztabaida kolektibokoen liburuko esaldi mordoxka bat, Fernando Pessoaren Veo ausencia de significación en todas las cosas olerkitxoa, Ekaitzaldia blogean aurki ditzakezuen "barne loturen" aipamen-gomendioa, esteka moduan aurkitu ditzakezun Auzo borroken eta Esperientzia komunitarioen izendatzetxo bat.

ANARKOFOLKA (8) - Sangre de Muerdago, Llorando en el Desierto, Sagarroi, Days N´daze, Paradoxus Luporum,...
+ irratsaioaren musikalitatearekin zerikusirik ez duen Demokrazia Zero-ren azken disko Si no hay revolución este no es mi baile-ren gomendioa eta diskoaren barneko aipamen-irakurketatxoak, Karlos Linazasororen Ikusmenduna, Hanka sartzea eta Agertak ipuin laburrak eta Genealogía del Pensamiento liburuko 15 esaldi inguru.

ANARKOFOLKA (7) - Tintamare, Blackbird Raum, Gu Ta Gutarrak, Liberando el corazón, Matador...
Gertaera konkreto bateatik musikie bakarrik izen huNan irratsaio hontan.

ANARKOFOLKA (6) - Smashing Crow, Lengua de Trapo, Guacorejo y Salmorales, Chahut R´uelle, Fanny Fay, Isuo Sasiia eta Elia,...
+ Karlos Linazasororen Trilogia Hiperlaburra liburuko 13 ipuin motzen irakurketa eta Post-Petroleum Post energiaren inguruko blogak beren gaia berrartzen duela eta bera bisitatzeko gomendioa.

ANARKOFOLKA (5) - Ugly Bastards, Alferrikako Bizien Jabe, Pedals on our Pirate Ships, Vradiazei, We The Heathens,…
+ Stanislaw Jerzy Lec-en Aforismoak amaitutzat eman dizkiNagu gaurkoan, Zer da polizia? galderari erantzun diote Todo Por Hacer-ekoek, Brujería y Contracultura Gay liburutik 864. urtetik oraintxerarteko errepresio aipamenak denok bene benetan eta bakean aukeratu behar genituzken sexualitate eta sinesmen ereduen zapuzteenak.

ANARKOFOLKA (4) – Old Trees, Típico pero cierto, Kalashnikov collective, Morau, Trikosis,...
+ Genealogía del pensamiento. Esaldi politikoen bilduma txikia liburutik 52 esaldi irakurri eta hauek nork esan izan zituen aipatu diNagu, baita ere Sorgin Gauaren berri eman eta Durangoko Azoka Alternatiboa ere burutuko dela aipatu diNagu

ANARKOFOLKA (3) – Mikel Laboa, Anarkopibxs, O´Death, Old Trees, Llorando en el Desierto…
+ La Dulce Revolución liburuaren gomendioa eta Steviaren inguruko testua, Stanislaw Jerzy Lec-en Aforismoak, Brujería y contracultura gay liburuan agertzen diren sexualitatearen, homosexualitatearen, transexualitatearen, herejiaren eta sorginkerien inguruko 1.100 urtetako gertaera eta inposizio batzuen aipamena, 1984 George Orwellen eleberriko zenbait esaldi… 

ANARKOFOLKA (2) - Buterflai, Mikel Laboa, Time Moth Eye, Tintamare, Rail Yard Ghost... 
+ Sherko Bekas (Bereizketa) eta (Ekaitzaldia) poesiak, Stanislaw Jerzy Lec-en AforismoakLa vida de Brian 2 zatitan, El crepusculo de las máquinas (John Zerzan) liburuaren gomendioa...

ANARKOFOLKA (1) -Tintamare, Bestïario, Erramun Martikorena, Anarkia Tropikal, Mallory... 
+ Discontinuación del uso de las drogas psiquiátricas eta La Llamada del Cuerno liburuxka-fanzineen inguruan zenbait hitz, Los Caballeros de la mesa cuadrada filmako zatitxoa, Beltza ta Gorrixe momentuz geldirik dagoen irratsaioaren gomendio-aipamena, El sentido de la vida filmako zatia, Incineración y salud: no hables de elefante testua irakurteko gomendioa...

No hay una, sino dos Al Qaeda

[Arrezafe-tik hartutako elkarrizketa] 

No hay una, sino dos Al Qaeda
Este es, de los 19 que lo componen, el capítulo 6 de la tercera parte del libro Yihad made in USA, de Grégoire Lalieu y Mohamed Hassan.



Capítulo 6
No hay una, sino dos Al Qaeda

Grégoire Lalieu –Dijiste que el pensamiento de Sayyid Qutb iba a encontrar cierta audiencia en Arabia Saudí, ese bastión del wahhabismo. Dicen que Mohammed Qutb, el hermano pequeño de Qutb, hubiera tenido como alumno a Osama Bin Laden y a Ayman al-Zawahiri. ¿El pensamiento de Sayyid Qutb inspiró a Al Qaeda?
Mohamed Hassan –Claramente. Por eso puede verse que los Hermanos Musulmanes y los yihadistas comparten una base ideológica común.

–Pero no concuerdan en todo. Zawahiri redactó una denuncia particularmente mordaz en contra de los Hermanos Musulmanes, ya que él estimaba que la solución política era una traición.
–Es principalmente en el método en lo que los Hermanos Musulmanes y los yihadistas no concuerdan. Sus dirigentes salen de las mismas clases sociales: pequeña burguesía, pequeños terratenientes, comerciantes, etc. y su principal enemigo son los Estados nacionalistas y laicos del mundo árabe. Ese enemigo es incluso el primero en importancia, por delante de las potencias imperialistas. Tanto es así que para combatir a los primeros no vacilan en aliarse con los segundos.

–¿Como en Afganistán, en los años 80, donde la CIA entrenaba a los yihadistas?
–Sí. Esa guerra de Afganistán ilustra la teoría del «Rollback» inventada en Estados Unidos en los años 50. Para el presidente Eisenhower y su Secretario de Estado, John Foster Dulles, ya no bastaba con contener la expansión del comunismo por el mundo; en adelante era necesario derribar a los gobiernos que eran cercanos a la Unión Soviética. Y ése era el caso del gobierno afgano en los años 70. La técnica se aplicó con éxito rotundo en Afganistán, donde la CIA enroló a la juventud musulmana no solo para echar al gobierno afgano, sino también para precipitar la caída de la Unión Soviética. El principal artífice de esa hábil maniobra fue Zbigniew Brzezinski, verdadero responsable de la política exterior de la Casa Blanca. Como él mismo confesó, la idea que acompañaba el entrenamiento de los yihadistas era soltar una bandada de mosquitos para forzar la intervención del oso soviético. «Haremos de Afganistan el Vietnam de los soviéticos», profetizaba Brzezinski.

–Y los jóvenes musulmanes ¿eran sensibles a los cantos de sirena de la CIA?
–Hubo una propaganda abundante sobre el tema: en nombre del Islam, hay que tumbar a un gobierno laico y por ello impío. Ese mensaje encontró cierto eco por varias razones. Primero, porque, aunque no tenían representación oficial en Afganistán, los Hermanos Musulmanes estaban presentes en la universidad de Kabul, donde difundían su ideología. Los servicios secretos de Pakistán estaban al tanto, pero veían la cosa con mucha benevolencia.
En Afganistán, los Hermanos Musulmanes no se contentaban con contrarrestar la influencia soviética en los campus. Participaban también en la destrucción de todas las infraestructuras creadas por el gobierno en materia de educación, de derechos de las mujeres, etc. Era una empresa muy reaccionaria. Eso creó un caldo de cultivo muy propicio a la llegada de wahabíes del estilo Bin Laden, que entonces pudieron introducir su atrasada religión en el conflicto afgano.

–Los combatientes no solo venían de Afganistán sino que provenían un poco de todas partes. ¿Cómo fue posible que el llamamiento  tuviera tanto éxito?
–Los Hermanos Musulmanes habían preparado el terreno, en Afganistán, pero la CIA y sus aliados  reclutaron en todo el mundo árabe e incluso en Occidente. Arabia Saudí y su red de mezquitas fueron una ayuda inestimable.
Para entender por qué tantos jóvenes respondieron a aquella llamada, también tenemos que considerar lo ocurrido en el mundo árabe durante los años anteriores a esa guerra de Afganistán. Para quitarse de encima el nacionalismo árabe, las marionetas de la región pusieron en marcha un proceso de islamización. Paralelamente, aplicaron una política de apertura económica que trajo consigo el empobrecimiento de una gran parte de la población. Entonces teníamos dentro del mundo árabe a un montón de jóvenes desocupados, totalmente ignorantes de la lucha de clases y a quienes solo se les hablaba de Dios y de la sharia. No solo no tenían nada que perder, sino que cuando se les llamaba a luchar por Alá, el mensaje les tocaba la fibra sensible.
Y por otra parte, a los gobiernos locales no les disgustaba  que aquellos jóvenes, a quienes consideraban como salvajes y a quienes no tenían ningún trabajo que ofrecer, se fueran a morir a tiros en nombre de Alá.

–A Occidente tampoco le disgustaba la idea, por lo visto...
–Fue el caso con Afganistán, allá por los años 80, y sigue siéndolo hoy con Siria. Los gobiernos occidentales no impiden a esos jóvenes que se vayan, pero los amilanan cuando regresan. O sea que esos jóvenes, considerados como ceros a la izquierda, solo sirven para irse a morir en el campo de batalla. Para nuestros políticos, es una manera útil de deshacerse de ellos.

–A menudo se suele repetir que no existe un perfil típico de esos jóvenes europeos que marchan a hacer la yihad a Siria. Hubo convertidos, hijos de familias relativamente adineradas, árabes nacidos en barriadas populares, musulmanes que pensaban participar en una acción humanitaria, otros que sentían dentro de sí un alma revolucionaria...
–No obstante, existe un punto común entre todos esos combatientes, en cierto modo algo que los relaciona con los demás jóvenes de Oriente Medio: sus respectivos gobiernos son incapaces de ofrecerles perspectivas de futuro. En Occidente nuestros gobernantes los han acosado, frustrado y discriminado. Y finalmente, los utilizan como carne de cañón para sus guerras. ¡Qué vergüenza!

–Volvamos a Afganistán. En los años 80, Estados Unidos ¿apoyó a los yihadistas?
–Para Estados Unidos era lo que se llamó una «alianza temporal». El enemigo de mi enemigo es mi amigo... ¡temporalmente! En cuanto cayó la Unión Soviética, Washington descorchó el champán y salió de Afganistán más deprisa de lo que había entrado. Claro está, Estados Unidos nunca imaginó las consecuencias de semejante operación.
Después de haber vencido a los soviéticos, Osama Bin Laden se sintió capaz de cualquier cosa. Creó una nueva  organización, Al Qaeda, con el objetivo de liberar a todos los países musulmanes por la vía de la yihad. Por los motivos que acabo de mencionar, el movimiento encontró numerosos adeptos entre la juventud musulmana. Pero conviene relativizar ese triunfo en comparación con el número total de musulmanes en el planeta. Hoy día, siendo los medios lo que son, los occidentales se imaginan que un feroz terrorista dormita en cada musulmán. La realidad es menos aterradora y menos seductora, claro está. En comparación con los mil quinientos millones de musulmanes que viven su religión pacíficamente, los que caen en el terrorismo representan un porcentaje relativamente insignificante.

–Y sin embargo, los medios no paran de hablarnos de Al Qaeda. Esa organización estaría o habría estado presente en el mundo entero.
–Bueno, el llamamiento de los yihadistas pudo encontrar a cierto número de adeptos un poco en todas partes del mundo musulmán. Pero los medios suelen hacer una amalgama con todos los movimientos o incluso con los actos yihadistas. Más allá del carácter sensacionalista e ideológico de esa propaganda, hay otra razón para ello. En efecto, un fenómeno particular ha surgido con Al Qaeda. Estos últimos años bastaba con que un terrorista hiciera estallar una bomba, fuera donde fuera en el mundo, y que reivindicase su pertenencia a esa organización para que se fantaseara sobre la potencia y extensión de su red. Inclusive tú mismo hubieras podido enviar unos sobres con una pizca de harina dentro y colgar un vídeo en You Tube para que los medios se excitasen acerca de la presencia de Al Qaeda en Bélgica...
Te darás cuenta además de que el nombre de Al Qaeda significa «la base». Con el transcurso de los años se ha vuelto una especie de base común para un sinfín de movimientos desparramados por el mundo entero, desde Filipinas hasta Mali, pasando  por Yemen o el Cáucaso.

–Se pueden añadir Libia y Siria a los países que mencionas, dos países que estaban en el punto de mira de la OTAN  Treinta años después de la primera guerra de Afganistán, ¿habrá pactado Occidente una nueva alianza con Al Qaeda?
–A mi parecer, hay que distinguir a dos Al Qaeda diferentes. La primera, la de Osama Bin Laden, veía más lejos que la punta de sus narices. Tras haber combatido a la Unión Soviética, aquella organización pensaba poder atacar a otra superpotencia: Estados Unidos.

–La implicación de la Unión Soviética era evidente en el caso de Afganistán. Pero ¿por qué a continuación Al Qaeda atacó a Estados Unidos?
En su estrategia guerrera, los yihadistas distinguen a dos enemigos: el próximo y el lejano. El enemigo próximo son los gobiernos locales dirigidos por musulmanes malos conforme a la visión de Sayyid Qutb que inspiró a los yíhadistas. El enemigo lejano son las grandes potencias que colaboran con los enemigos próximos.
Después de la guerra de Afganistán, que ocasionó la caída de la Unión Soviética, estalla la primera Guerra del Golfo en 1990-91. Saddam Hussein había invadido Kuwait y sus tropas estaban a las puertas de Arabia Saudí. Osama Bin Laden entonces le propuso a la familia real reclutar un ejército, pero los Saud prefirieron jugar la baza del aliado estadounidense y autorizaron a los GI de Estados Unidos estacionarse en Arabia Saudí para su operación Tempestad del Desierto. Para Bin Laden eso era un insulto. ¡Los Saud abrían de par en par las puertas de las tierras santas del Islam al ejército de Estados Unidos! En su famoso parte de febrero 1998, Osama Bin Laden y Zawahiri dicen claramente: «Desde hace más de siete años, Estados Unidos ocupa las tierras del Islam en los lugares más sagrados, la península arábiga, y saquean sus bienes, dan órdenes a sus jefes, humillan a su pueblo, aterrorizan a sus vecinos e intentan transformar sus bases en la península en bases destinadas a combatir a los pueblos  musulmanes vecinos».

De ahí que, más que nunca, los dirigentes de Al Qaeda pudieron mirar a los Saud como a un enemigo cercano. Pero también entendieron claramente que ese enemigo cercano sacaba su fuerza  del apoyo que le suministraba Estados Unidos,  un enemigo lejano. Por eso, era allí dónde había que asestar el golpe.

–¿En qué aspectos es diferente esa segunda Al Qaeda de la que hablas?
–Sus ex dirigentes como Osama Bin Laden o Zarqawi fueron eliminados por Estados Unidos. Pienso que hoy la Al Qaeda que existe nada tiene que ver con la antigua, y que conviene desmitificarla. Ya no es una organización, solo es un logo que agrupa a movimientos fragmentados como el frente Al Nusra y un montón de pequeñas organizaciones que se combaten unas a otras en Siria. Son más grupos terroristas que verdaderas organizaciones con una ideología. Y también, al parecer, esta nueva Al Qaeda ha abandonado su combate contra el enemigo lejano y ataca a enemigos cercanos como Libia y Siria o los dirigentes chiíes de Iraq.

–En  enero 2014, el nuevo líder de Al Qaeda, Ayman al-Zawahiri, apelaba a los grupos presentes en Siria a dejar inmediatamente de com­batirse unos a otros. También declaraba que tenían que unirse en contra del «enemigo laico y confesional, apoyado por las fuerzas de rafidhistas (chiíes) safovidas (refiriéndose a Irán), así como Rusia o China». Por lo visto, los enemigos lejanos no han desaparecido, sino que ya no son los de antes...
–Pienso que ese giro radical tiene que ver con una opción táctica. Después de los atentados del 11 de septiembre, Estados Unidos se lanzó a la guerra contra el terrorismo. Le asestó un duro golpe a la organización de Al Qaeda. Hoy día, al cambiar de táctica, los yihadistas no solo se dan un respiro sino que saben que pueden contar con el apoyo de Estados Unidos y de sus aliados. Y éstos, a su vez, tienen la posibilidad de derribar a los gobiernos enemigos sin tener que enviar a su propio ejército.

–¿Una vuelta al método afgano de los años 80?
–El mismo método, en efecto. Y observemos que el artífice de la trampa afgana, Brzezinski, también es un íntimo consejero de Obama. En unos diez años, los neoconservadores han arruinado a Estados Unidos con sus guerras de Afganistán y de Iraq. Esas expediciones militares han costado un dineral, pero no han aportado los resultados esperados. Por otra parte, en el mundo la imagen que se tiene de Estados Unidos se ha dañado mucho y, en el interior, el presidente de Estados Unidos es incapaz de convencer a sus electores de la necesidad de una intervención militar más.
Lo cual explica ese cambio de estrategia. Obama lleva a cabo una retirada táctica de Afganistán y de Iraq, pero en realidad es una operación puramente formal, ya que Estados Unidos seguirá disponiendo de bases militares en ambos países. Y también hay que sumar a todos los mercenarios privados con quienes el Pentágono subcontrata misiones. A pesar de todo ello, Obama ha podido «vender» esa aparente retirada, presentarse como un pacifista y ¡ser galardonado con un Premio Nobel! Pero no ha abandonado ni un ápice la estrategia de dominación mundial que venían aplicando sus antecesores. Y aunque lo quisiera no podría hacerlo, porque la situación exige inexorablemente que Estados Unidos defienda con uñas y dientes sus intereses en el mundo entero. Y es que ahí está la crisis económica y emergen nuevas potencias como China y Rusia, y vamos pasando de un mundo unipolar a un mundo multipolar... Una situación que poco a poco le arrebata a Estados Unidos su papel hegemónico y lo coloca en un rango de potencia regional.
Pero eso Washington no está dispuesto a aceptarlo. Sus multinacionales no lo toleran; imperativamente tienen necesidad de seguir explotando mercados y saqueando recursos en las cuatro partes del mundo. En América Latina, en África, en Oriente Medio, en Asia... Obama sigue pues jugando la baza de la injerencia, pero con más sutileza que los conservadores. Asistimos al retorno del «soft power». Para destabilizar a los países enemigos, como ya explicamos en nuestro libro anterior: La estrategia del caos, Estados Unidos se vale de tropas del interior en lugar de tener que enviar a sus propios soldados.
Estados Unidos ya no tiene la capacidad de intervenir sobre el terreno. Lo más que puede hacer son ataques aéreos. Le bastaron para derrocar a Gadafi en Libia, pero el método tiene ya escasa eficacia como nos demuestra la operación lanzada contra el Estado Islámico. No obstante, es una política que le granjea colosales beneficios al complejo militar-industrial, que pesa muchísimo en la economía norteamericana. Durante los meses posteriores al anuncio por Obama del bombardeo de las posiciones del Estado Islámico, el valor de la acción de Loockheed Martin subió un 9,3%, la de General Dynamic un 4,3% y la de Raytheon y Northrup Grumman un 3,8%. Y no olvidemos que durante la primera noche de los ataques en Siria el 23 de septiembre de 2014,  la armada de Estados Unidos disparó 47 misiles Tomahawk cuando ¡cada uno de ellos cuesta 1,4 millones de dólares!

–Al apoyarse en grupos yihadistas en Siria y en Libia, ¿no jugó Washington con fuego? En Afganistán, tras la derrota de los soviéticos, Osama Bin Laden se volvió contra Estados Unidos. En Libia, después de la caída de Gadafi, el embajador estadounidense murió en un atentado. Y en Siria se les oía decir a los yihadistas: «First Bashar, then NATO». De verdad, esos combatientes ¿son aliados de fiar?
–Una cosa es utilizarlos y otra es controlarlos. Como con la guerra de Afganistán, se trata de una alianza temporal. Para unos y para otros. Los yihadistas no son parecidos a los islamistas reaccionarios; no son marionetas totalmente sometidas a Occidente. Algunos hasta se preguntan por qué atacan a un país musulmán como Siria en lugar de atacar a Israel, por ejemplo. No es que los imperialistas los manipulen por completo, más bien es que han desarrollado una estrategia bastante cobarde y poco elaborada a nivel político.
El plan que tiene ideado Al Qaeda, hoy día, es conquistar los Estados árabes laicos, más accesibles que Estados Unidos o Israel, para a continuación adquirir potencia. Según el jefe actual de la organización, Ayman al-Zawahiri, cada guerra que se presenta es una bendición del cielo porque estos conflictos procuran a todos los jóvenes combatientes de Al Qaeda la posibilidad de ir adquiriendo la experiencia necesaria para fortalecerse y, más tarde, poder librar combates más importantes. En su libro: Caballeros bajo el estandarte del Profeta, Zawahiri explica cómo Afganistán resultó un terreno de experiencia ideal para sus jóvenes reclutas. Muchísimo mejor que West Point o cualquier otra academia militar.
Pero es una visión política muy mezquina. Al Qaeda atacó a dos Estados nacionalistas, Siria y Libia, para adquirir más potencia y ganar apoyo, y porque bajo su punto de vista, la laicidad en el mundo árabe sigue siendo una aberración. Pero con esa política, los yihadistas ponen la región a sangre y fuego y dividen a los pueblos de Oriente Medio. E indirectamente, también aplican aquello de «Divide and Rule» y contribuyen a reforzar la dominación de Occidente.

–Dices que Los servicios secretos de Arabia Saudí se han infiltrado en Los grupos yihadistas para manipularlos. Sin embargo, Arabia Saudí tomó medidas para sancionar a quienes financian el terrorismo islamista.
–Como ya he dicho, utilizar y controlar no es como eso de tanto monta y monta tanto. En su época, ya el príncipe Turki tenía con Osama Bin Laden relaciones por lo menos sospechosas según algunos. En su libro: En el corazón de los servicios secretos, el ex jefe del servicio de información de la DGSE, Alain Chouet, explica cómo los primeros atentados cometidos por Osama Bin Laden servían de cierto modo los intereses del príncipe Turki, jefe de los servicios secretos de Arabia Saudí en aquel entonces. (1) Oficialmente se creó Al Qaeda en 1998, pero ya se habían producido atentados en Arabia Saudí: soldados estadounidenses y saudíes heridos a tiros, un coche bomba delante de un edificio de la Guardia Nacional saudí, en Riad; un camión cargado de explosivos contra la base americana de Khobar... Comentando esos atentados, Alain Chouet precisa: «La comprensión política de esos atentados no era algo sencillo. En Arabia Saudí, la mayoría apuntaban, en efecto, o bien a infiltrados de la Guardia Nacional saudí, o bien a asentamientos o personal militar extranjero que estaban bajo la custodia y protección de ésta última. Ahora bien, la Guardia Nacional saudí estaba bajo las órdenes del príncipe Abdallah, que no era sino el regente, el presunto heredero del trono entonces ocupado por el rey en horas bajas Fahd, criticado con vigor por sus medio hermanos cadetes, el príncipe Turki, jefe de los servicios secretos, y el príncipe Sultán, ministro de Defensa. Todos esos atentados parecían poner en tela de juicio la capacidad de gestión y de control de Abdallah y suscitar, por parte de Estados Unidos, un vivo sentimiento de recelo y de rechazo hacia su persona.»
Chouet rechaza, con razón, la idea según la cual el príncipe Turki habría «fabricado» a Osama Bin Laden y explica cómo el jefe de los servicios secretos pudo utilizar a Bin Laden más adelante, en particular cuando los atentados contra las embajadas de Estados Unidos, en Kenya y en Tanzania, en 1998. En represalia, el presidente Bill Clinton mandó bombardear una fábrica farmacéutica en Sudán. Se sabrá más tarde que Osama Bin Laden no tenía nada que ver con esa fábrica, pero Arabia Saudí sí estaba en litigio con Sudán y ese ataque era para avisar a Sudán de que tenía que pasar por el aro y obedecer a los Saud. Además, la fábrica era propiedad de un hombre de negocios saudí y fabricaba medicamentos que competían directamente en el mercado africano con empresas farmacéuticas estadounidenses. El príncipe Turlci y Washington tenían pues intereses comunes en ese ataque presuntamente contra Al Qaeda en Sudán.

–Y ¿qué hay de los atentados del 11 de septiembre?
–El príncipe Turlci tuvo que dimitir de sus funciones una semana antes de los atentados del World Trade Center y eso porque, según Chouet, Arabia Saudí –así como otros muchos servicios secretos, desde luego– vislumbraba que algo importante se estaba tramando y no quiso que se le pudiera acusar directamente. La verdad es que, a pesar de que el príncipe Turlci pudo utilizar a Osama Bin Laden, éste no era su criatura. En cuanto al líder de Al Qaeda, aunque pudo beneficiarse de ciertos apoyos eficaces, no dejaba de guardar cierto encono contra la familia real. Osama Bin Laden no les reconocía legitimidad alguna a los Saud. Él nombraba a Arabia y no a Arabia Saudí. Osama Bin Laden era un típico representante de esa burguesía saudí que se siente perjudicada por el poder efectivo de la familia real sobre la totalidad del país y que ansía que se hagan reformas en el reino.
Los Saud saben muy bien que deben andarse con pies de plomo y cuando utilizan a los yihadistas temen un cambio de tornas a peor. Y eso es lo que está ocurriendo actualmente en Siria. Los servicios secretos saudíes, dirigidos por el príncipe Bandar, en cierto modo han resucitado a Al Qaeda, pero esta organización ya no se parece en nada a lo que fuera. Obedeciendo la voluntad de los Saud, se ha metido en un conflicto en el que los suníes combaten a los chiíes. Y es que Arabia Saudí está enzarzada en una guerra por la supremacía regional contra los chiíes de Irán y sus aliados del Hezbolá, de Siria y de Iraq. No es pues casualidad  si las prédicas  de Al Qaeda  han cambiado  tanto. Antaño abogaba por echar fuera de Oriente Medio a los norteamericanos y vituperaba a los gobiernos árabes que habían abierto de par en par las puertas de las tierras musulmanas a los extranjeros. Hoy día fustiga a los chiíes. Su propaganda religiosa, destinada a reclutar a mercenarios, gira en torno a las discrepancias que oponen el sunismo al chiísmo. Con ese fin, recurre a exhumar textos arcaicos. Digamos, una vez más, que se trata de una visión muy atrasada, sectaria y deleznable desde el punto de vista político.

–¿Así es como explicas la evolución del conflicto iraquí? Después del derrocamiento de Saddam Hussein se creó una resistencia para combatir a las tropas de ocupación norteamericanas. Pero ese combate mudó rápidamente a un conflicto confesional en el que los suníes luchan contra los chiíes...
–Efectivamente, ésa es una evolución que anhelaban Arabia Saudí y Estados Unidos. Una evolución que la nueva Al Qaeda  hizo posible. Arabia Saudí no soportaba que el nuevo gobierno de Iraq fuera próximo a Irán y reforzara la influencia de Teherán en la región. Por su parte, Estados Unidos prefiere que los combatientes de la resistencia se maten unos a otros y no ataquen a sus tropas.
Al principio, la mayoría  de los combatientes resistentes iraquíes eran baazistas, partidarios de Saddam  Hussein. Pero como consecuencia de la «desbaazificación» que llevó a cabo Paul Brener, por una parte, y de la llegada masiva de yihadistas provenientes de los países vecinos por otra, el núcleo baazista y laico de la resistencia iraquí se ha disuelto. Y aquella  resistencia iraquí de los primeros tiempos se ha vuelto un movimiento islamista infiltrado por los servicios secretos de Arabia Saudí y de Jordania. Un movimiento que carece de visión política, cuya única meta es matar. En 2014, ¡se contaban unos 25 muertos diarios en Iraq! Éste es el balance de la invasión norteamericana. Y todavía topamos con gente que tiene la osadía de apelar a la intervención de ese ejército para acabar con los conflictos...

–Hoy  día, esos movimientos yihadistas infiltrados ¿están fuera del control de Arabia Saudí?
–Se ha producido un cambio importante, en efecto. Se considera que el príncipe Bandar, que dirigía los servicios secretos de Arabia Saudí, es un padrino del terrorismo islámico. Se le nombró para cumplir una tarea muy precisa: utilizar a los grupos yihadistas para derrocar al régimen sirio. Pero el proyecto fracasó. Los yihadistas no pueden con el ejército sirio, que supo evitar caer en la trampa de la propaganda confesional. Y a pesar de las manipulaciones burdas sobre el uso de armas químicas, quienes colaboran con los yihadistas en Siria no han conseguido forzar la intervención de la OTAN para apoyar a los mercenarios derrotados.
Todas esas maniobras que no dieron resultado disgustaron a los dirigentes saudíes. El príncipe Bandar abrió una caja de Pandora, pero no alcanzó su objetivo. Ahora, a la familia real le aterroriza lo que puedan emprender todos esos yihadistas si abandonan el campo de batalla sirio. Como ya lo hicieran antes, podrían volverse en contra de los Saud.
De ahí que la familia real haya tomado decisiones radicales para apaciguar la situación. Primero, ha mandado a hacer gárgaras al príncipe Bandar. Lo han echado a la calle como un don nadie; ha tenido que liar el petate y largarse. Después, como ya mencionaste, se ha promulgado una ley para sancionar a los saudíes que financien redes yihadistas. Por fin, Riad quiere también facilitar el regreso de todos esos jóvenes que marcharon a combatir. Se ha hecho un llamamiento. Los que no vuelvan dentro del plazo estipulado perderán la nacionalidad. Y por otra parte, las autoridades saudíes han despedido a gran parte de la mano de obra inmigrada para que los jóvenes yihadistas que regresen al país puedan encontrar un trabajo y volver a integrarse correctamente.

–¡Este sí que es un cambio radical para Arabia Saudí! Allá por los años 60, para protegerse de los movimientos sociales que la amenazaban, sus dirigentes, pura y sencillamente, eliminaron a la clase obrera saudí y recurrieron a mano de obra inmigrada. Una práctica que posibilitó el dinero sacado del petróleo. En lo relativo a los trabajadores venidos de Pakistán, de Yemen o de otros países, estos trabajan en condiciones casi parecidas a lo que es la esclavitud. A día de hoy, los dirigentes saudíes ¿no temen tener que afrontar movimientos sociales si una clase obrera se desarrolla nuevamente?
–Después de los años 60 siempre existió una pequeña clase obrera en Arabia Saudí, pero era minoritaria en comparación con la mano de obra extranjera, y principalmente la formaban trabajadores chiíes, ya que efectivamente los Saud siempre han temido los movimientos sociales. Pero temen más aún a esos jóvenes saudíes que se alistaron en movimientos yihadistas y que podrían estar fuera de todo control. No olvidemos que los ideólogos del estilo de Sayyid Qutb que inspiraron a esos grupos yihadistas son muy críticos hacia dirigentes musulmanes como los Saud. No pienso que los Saud tengan miedo de los dirigentes de esa segunda Al Qaeda, que es una mera impostura. Pero la organización agrupa un montón de movimientos que el mismo Zawahiri es incapaz de controlar. ¡No es capaz de impedir que se maten unos a otros en Siria! Probablemente le sería imposible impedir que atacasen a los Saud si algunos decidieran hacerlo. Tanto más cuanto que todos esos grupos han sido reclutados sobre la base de una propaganda yihadista. No se les llamó diciéndoles: «Venid, vamos a atacar Libia y luego Siria para complacer a Arabia Saudí y a Estados Unidos, que nos ayudan para esta misión». Se les habló de impíos, un concepto que se le aplicó a Gadafi y luego a Assad, y que muy bien pudiera aplicarse a los Saud a continuación.

–Hablas de una alianza temporal tanto por parte de los yihadistas como de Estados Unidos. Ya hemos visto qué estrategia aplican los primeros. ¿Qué es de los otros? Al parecer, la operación siria no tiene el mismo éxito que la que se llevó a cabo en Afganistán en los años 80...
–A corto plazo, hay que reconocer que la estrategia de Estados Unidos está bien pensada. La utilización de grupos islamistas encaja perfectamente en los planes de los imperialistas para derrocar a los regímenes nacionalistas árabes que se les resisten.
La cosa está bien ideada, ya que esa misma estrategia no solo puede ser aplicada al mundo árabe: hoy día, casi el 15% de la población rusa es musulmana. Si consideramos el territorio de la ex Unión Soviética, donde Moscú sigue ejerciendo cierta influencia, esa proporción resulta aún más importante en algunas regiones. Estados Unidos podría recurrir al integrismo musulmán para desestabilizar a Rusia. Sin contar con que esa misma técnica ya se usó en tiempos de Boris Yeltsin, en Yugoslavia, en Chechenia y en otras regiones de Asia central.
También se puede presentar la oportunidad en China, ya que ésta cuenta con una importante minoría musulmana uigur, en el Xin­jiang. E incluso gran parte de Asia es la que puede ser desestabilizada mediante la presencia de grupos integristas: en Malasia, Indonesia, Filipinas...
Estados Unidos tiene pues una buena baza para proseguir su estrategia del caos: una política de tierra quemada que no le permite asegurar el control de un país y sus riquezas, pero que les impide a sus competidores explotarlas.

–Pero ¿no corre peligro el «corto plazo» de plantear problemas a «largo plazo»?
–Es diferente, claro está. Mira lo que está pasando en Libia... Sí, los imperialistas consiguieron  derrocar  a Gadafi.  Pero al mismo tiempo el Estado ha quedado destrozado. Hoy, el país es presa de bandas armadas que se están matando unas a otras. Y luego, la expedición militar de la OTAN tuvo repercusiones en Mali y forzó la intervención de Francia. El imperialismo necesita exportar sus capitales a Libia y explotar su petróleo barato; no puede prescindir de hallar mercados para sus empresas en la reconstrucción necesaria del país... Pero todo eso, actualmente ¡resulta totalmente imposible! La verdad es que Occidente tiene enormes problemas en Libia.
Washington y sus aliados quisieron repetir la operación en Siria, pero el resultado es un fracaso. El gobierno sirio resistió el embate. Tras sufrir varias derrotas, los yihadistas se han pasado a Iraq y allí siembran una y otra vez el caos. Allí también, Occidente sembró las semillas de una situación explosiva.
Es así como podemos constatar que la estrategia de utilizar a grupos islamistas está bien ideada, no cabe duda, pero también que resulta peligrosísima. Primero, puede permitir vislumbrar resultados tangibles a corto plazo, pero, sin embargo, nada está ganado de antemano. Cayó Gadafi, pero Bashar al-Assad no. Después, a medio plazo, Occidente bien pudiera toparse con problemas más serios aún. ¿Cuánto tiempo va a durar la cosa?
Vivimos una situación peligrosa y el peligro concierne a la Humanidad toda. Y no solo a causa de Siria. A través de la agresión a ese país, Occidente atiza un conflicto más amplio: contra Irán, contra Rusia, contra China...  Estados Unidos es una potencia imperialista en declive. El peligro está en que, a pesar de todo; este imperio quiera aferrarse a su rango de primera potencia y entonces puede sumir al mundo en un conflicto generalizado que podría incluso acabar siendo nuclear...

(l). Alain Chouet (entrevistas con Jean Guisnel), En el corazón de los servicios secretos. La amenaza islamista: falsas pistas y auténticos peligros, Editorial La Découverre, 2013.

© Grégoire Lalieu, 2016
Edición propiedad de El Viejo Topo / Ediciones de Intervención Cultural
Diseño: Miguel R. Cabot. Dibujo de portada: BAF.F!
Traducción del francés: Manuel Colinas Balbona, Alex Anfruns y Rocio Anguiano
Relectura y correcciones: Alex Anfruns

La "Máscara de Izquierdas" de la Extrema Derecha Europea - obreros que votan a la derecha

La "Máscara de Izquierdas" de la Extrema Derecha Europea - obreros que votan a la derecha
 
Una pesadilla de obreros que votan a la derecha.


A principios de los años ochenta, Jean-Marie Le Pen se enorgullecía de ser llamado "el francés Ronald Reagan" [1]. Al igual que las autoridades fiscales de la Inquisición española, el entonces líder del partido de extrema derecha Frente Nacional hizo una llamada a la reducción radical del  Estado franceses [2] a sus funciones básicas de "vigilante" (ejército, policía, justicia, diplomacia) [de acuerdo con la "Doctrina Rumsfeld", 3]. Los impuestos y los gastos debían reducirse. El gobierno, dijo, debe quedar "fuera de nuestras espaldas y fuera nuestros bolsillos".

Treinta años más tarde, su hija Marine, que le sucedió como líder en 2011, está pidiendo que los ricos sean gravados, critica los impactos del "ultraliberalismo" global y sostiene que un "Estado estratega" fuerte  es la única forma de Luchar contra el aumento de la desigualdad [¿?].

En toda Europa, los partidos anti-inmigración como el Frente Nacional en Francia, el Partido por la Libertad (PVV) de Geert Wilders en los Países Bajos y UKIP en el Reino Unido se presentan como los únicos y verdaderos defensores de la clase trabajadora. Al igual que Donald Trump, han logrado avances significativos en las zonas obreras que sufren un declive económico, e incluso han superado a los partidos socialdemócratas en los votos de la clase trabajadora.

Para lograr esto, muchos de ellos se han vestido con la ropa de la izquierda: oponerse a las privatizaciones, defender los derechos del estado de bienestar, y abogar por el reinado de las finanzas. Para la mayoría de estos partidos, este es un cambio radical en la agenda liberal que persiguieron en el pasado. Sin embargo, su aparente giro a la izquierda en lo economico es en gran medida un mero escaparate: cuando los votantes no miran a menudo se les encuentra alineados con los intereses empresariales y atacan los derechos de los trabajadores.

De Estado Vigilante a Estado Fuerte

La orientación hacia el libre mercado de la derecha radical europea en sus comienzos puede remontarse a los orígenes de sus líderes. Sus políticos tendían a ascender a puestos prominentes dentro de partidos conservadores o liberales defendiendo los intereses de los negocios y de la pequeña burguesía. Jean-Marie Le Pen fue elegido por primera vez al parlamento en 1956 por el partido de Pierre Poujade [Partido Popular Francés PPF], que defendió una insurgencia fiscal en nombre de pequeños comerciantes contra el llamado "Gestapo fiscal".

Wilders, por su parte, fue un protegido del político liberal Frits Bolkestein, un defensor de Reaganomics que como comisionado de la unión europea continuó reclamando una desregulación radical del mercado laboral europeo. Es ampliamente recordado por una directiva que propone que las empresas puedan emplear trabajadores en un país (por ejemplo Luxemburgo) y pagarles los salarios de su país de origen (por ejemplo, Polonia).

El UKIP en el Reino Unido es otro ejemplo que surge de los movimientos liberales. Su fundador, Alan Sked, fue miembro del Partido Liberal y representó al partido en el Parlamento en 1970. También fue miembro inicial del "Bruges Group" de Margaret Thatcher, fundado sobre la base de un discurso que ésta pronunció en 1988 sosteniendo que los Tories [Conservadores] "No habían logrado retirar las fronteras del Estado en Gran Bretaña, sólo para verlas reimpuestas a nivel europeo". De adecuado con sus raíces, el UKIP fue inicialmente liberal, oponiéndose al desarrollo de la Unión Europea en lo que consideraba un "superestado".

Para los partidos anti-establishment [sin cargos relevantes en las instituciones], especialmente en la Europa socialdemócrata, la economía de libre mercado una vez ofreció una cualidad de insurgente. La reducción de impuestos, la reducción del gobierno y la privatización de los servicios públicos avanzaron como una forma de eliminar el poder de aquellos que controlaban el estado. En la década de 1980, Le Pen vio las Reaganomics como una oportunidad para desafiar a la élite política francesa, que supervisaba un gran estado de bienestar y las industrias de propiedad del gobierno.

Geert Wilders, fundador del Partido Holandés por la Libertad, vio un atractivo similar en el conservadurismo fiscal de estilo estadounidense. En 2005, después de que desertase del VVD, hizo un viaje de estudios a Estados Unidos donde se reunió con Grover Norquist [4], la Fundación por la Herencia "Heritage Foundation", el Instituto Americano de la Empresa "American Enterprise Institute", y el Partido liberal "Libertarian Party".

Él mismo reconoció los límites de la importación de este programa a Europa, pero estableció una conexión entre su programa antiinmigrante y los recortes de impuestos: ya que la inmigración aumenta las demandas de seguridad social, razonó, reduciendola sepodrían bajar los impuestos. Debido a que no había ningún partido holandés que abogara por radicales reducciones de impuestos, hubo una oportunidad para él de combinar un programa anti-inmigración y anti-impuestos, y para que su partido apareciera algo más que un grupo anti-islamista marginal .

Pero para el año 2011, con la crisis económica en pleno apogeo, una misión de investigación similar para Marine Le Pen tuvo un impacto más limitado. Aunque encontró un terreno común con el congresista liberal Ron Paul en el aislacionismo de la política exterior, estubo mucho menos influida por sus ideas económicas. El programa económico del Frente Nacional era, en ese momento, muy diferente al de las posiciones liberales.

Hoy en día, sostiene medidas para aumentar los subsidios de pensión para los ancianos, reducir los impuestos para los tres deciles más pobres, aumentar el crédito para los ingresos bajos, introducir controles de precios de gas y electricidad, mantener la semana laboral máxima a treinta y cinco horas - establecida por el Partido Socialista en la década de 1990 - y las sanciones para los CEOs de las grandes compañías que participen en prácticas similares a los cárteles.

El Frente Nacional ha hecho los movimientos más llamativos a la izquierda de todos los partidos de derecha radical, pero otros también divergen de sus raíces de libre mercado. El UKIP es un sorprendente ejemplo reciente. Su nuevo líder, Paul Nuttall antes abogaba por la privatización del Servicio Nacional de Salud "NHS", escribiendo que "como todos los monopolios estatales, es costoso, ineficiente y lleno de burócratas", y que su existencia ahogaba a la competencia. Después de suceder a Nigel Farage como líder, se desdijo su posición anterior, comprometiéndose a mantener al NHS público e incluso haciéndolo uno de sus temas centrales en la elección parcial de Stoke [su demarcación electoral].

Cuando antes el UKIP abogaba por un impuesto uniforme (regresivo) y propuso el desmantelamiento del sistema estatal de pensiones [5], hoy apoya la imposición progresiva y campañas para "proteger los subsidios" [6]. Esta reversión encaja bien con su nuevo electorado. La encuesta [7] muestra que el 79 por ciento de sus votantes apoyan la nacionalización de las compañías de energía y el 73 por ciento respaldan la nacionalización de los ferrocarriles.

Cómo llegaron los trabajadores a elegir la extrema derecha

Esta cambio de imagen de la derecha radical ha ocurrido en un momento en que está atrayendo cada vez más votos de la clase obrera. Los obreros son el grupo social donde Marine Le Pen goza del nivel más alto de apoyo (con un 44%) [8] para las próximas elecciones presidenciales francesas. Constituyen el grupo más importante del electorado del Frente Nacional. Esto está ligado a cambios fundamentales en los patrones de votación de clase en Europa. Durante gran parte del siglo XX, existía una clara división política entre la base y la punta superior de la jerarquía social. En general, la clase obrera votó por partidos socialdemócratas y comunistas; y la clase dirigente y la pequeña burguesía apoyaron a partidos liberales y conservadores.

Sin embargo, desde finales de la década de 1980, estos alineamientos de partidos de clase han cambiado considerablemente. La clase obrera ha abandonado masivamente a los partidos socialdemócratas y optó por la abstención o la derecha radical en base a sus preocupaciones sobre la inmigración y la globalización [por su relación directa con la disponibilidad de trabajo y salario]. En todo el mundo industrializado, las diferencias de participación entre ricos y pobres han aumentado, haciendo que los grupos de bajos ingresos sean menos atractivos para los estrategas de los partidos y, a su vez, más difíciles de movilizar.

Los partidos socialdemócratas en Europa han atraído cada vez menos a la clase obrera. En sus encarnaciones más exitosas han podido confiar en el voto de la creciente base de las clases medias empleadas en el sector público y en las industrias creativas. Más comúnmente se han convertido en fracasados "Partidos atrapalotodo" atrayendo un nivel medio de apoyo entre varias clases pero sin la capacidad de movilizar ninguna de ellas de manera efectiva. Mientras tanto, con los partidos de centro-izquierda alejándose de ellos, muchos votantes de la clase obrera han recurrido a partidos que proponen la seguridad económica y cultural a través del nacionalismo en lugar de la socialdemocracia.

Hay muchos ejemplos de este cambio en el vínculo entre clase y partido. Henin-Beaumont, una antigua ciudad minera del norte de Francia, había sido controlada por el Partido Socialista durante setenta años. Se convirtió en el municipio insignia del Frente Nacional cuando eligió a un alcalde de extrema derecha en 2014. En las antiguas "banlieues rojos" [barrios rojos] de París, históricamente controladas por el Partido Comunista, la FN ha hecho avances significativos, aunque aún esté lejos de igualar los niveles de su bastión histórico de la Cote d'Azur y el desindustrializado norte.

En nuestra investigación [9], analizamos la proporción de votantes de la clase trabajadora en el electorado de partidos de derecha radical en siete países, mirando no sólo a los trabajadores de la industria y comercio, sino también a los trabajadores de servicios. Los empleos de baja cualificación en servicios, a empleos ocupados por mujeres, constituyen ahora una proporción aún mayor de empleo que industria en la mayoría de los países. Las condiciones de empleo en estos sectores suelen ser peores que en la industria manufacturera, donde los trabajadores pueden confiar en una tradición más larga de movilización sindical.

En casi todos los países que observamos, la proporción de votantes de la clase trabajadora dentro del electorado de partidos de derecha radical aumentó con el tiempo. Los votantes de la clase trabajadora ahora representan entre el 60 y el 75 por ciento del electorado de la derecha radical en Austria, Francia, los Países Bajos y el Reino Unido, mientras que representan sólo entre 44 y 54 por ciento de todos los votantes de estos países. También encontramos una clara representación excesiva de los trabajadores entre el electorado de los partidos de derecha radical en Dinamarca y Suiza. La Lega Nord en Italia es una excepción, ya que es el único partido donde los trabajadores no están sobre-representados.

Por otro lado, la proporción de votantes de la clase trabajadora que votan por partidos de izquierda ha disminuido. En varios países los trabajadores continúan siendo sobre-representados entre el electorado de la izquierda pero hoy en día hay más votantes de la clase obrera dentro del electorado de la derecha radical que de la izquierda.



Participación de los votos de la clase trabajadora. Ver foto más grande aquí.

Si se considera en una perspectiva diferente pero complementaria el comportamiento electoral de la clase obrera (y no sólo la composición de clase de los partidos), también surgen nuevos patrones de votación de clase. Los trabajadores de la producción y de servicios [9] dan un claro apoyo por encima de la media a la derecha radical, mientras que esto no sucede con la izquierda. En una muestra de nueve países europeos, el 31 por ciento de los trabajadores de la producción y el 25 por ciento de los trabajadores de servicios votaron por la derecha radical en el período 2002-2014, mientras que sólo obtuvo 18,8 por ciento de los votos dentro de la población en su conjunto.

La dificultad del centro-izquierda para movilizar a su electorado central no es sorprendente. El giro de los partidos socialdemócratas hacia las políticas de la Tercera Vía defendidas por Tony Blair y Gerhard Schröder [socialdemócratas] en los años noventa ha llevado a una desilusión generalizada. Pero el creciente interés por las cuestiones de identidad también ha sido un factor, y más sorprendente si se lo compara con el reciente giro de la derecha radical hacia las cuestiones de seguridad económica, una reorientación que coincidió con sus recientes éxitos.

Falso Socialismo

Sin embargo, este cambio hacia una imagen  de izquierdas de los partidos de extrema derecha no debe tomarse como real. Hay un abismo entre lo que dicen y lo que votan. Incluso cuando en su programa y su retórica afirman defender a los trabajadores, la derecha radical a menudo toma partido con el capital cuando se trata de legislación.

Francia
La última reforma laboral aprobada por el gobierno francés en 2015 es un buen ejemplo. Su objetivo era facilitar aún más los despidos por razón de negocios y dar más flexibilidad a las empresas para la fijación de salarios. Oficialmente, el Frente Nacional pidió su retirada, denunciándola como un ataque a la seguridad laboral de los trabajadores franceses. Le Pen lo llamó otro "diktat ultra-liberal de Bruselas". Al mismo tiempo, sus senadores presentaron enmiendas:
- para eliminar los derechos de representación de los trabajadores en las pequeñas empresas,
- eliminar la obligación de impartir capacitación,
- reducir la capacidad de los trabajadores de trabajos extenuantes para reclamar la jubilación anticipada y
- reducir los impuestos sobre las horas extras.
- A continuación, atacaron a los derechos sindicales: pidiendo que se eliminara el monopolio de los sindicatos en las negociaciones salariales, lo que permitiría a las empresas negociar salarios con grupos no sindicalizados.

Al final, las enmiendas fueron retiradas y los parlamentarios fueron culpados cor ello. Cuando los sindicatos organizaron manifestaciones masivas contra de la ley, Marine Le Pen pidió que fueran prohibidas (Francia estaba oficialmente en estado de emergencia después del ataque de Bataclán), reconociendo más tarde finalmente su "legítimo derecho a protestar". Por entonces, ella ya sabía que la mayoría de sus propios votantes apoyaban las protestas [10].

Holanda
Este doble discurso está muy extendido dentro de la derecha radical, que pretende representar tanto a los trabajadores como a la pequeña burguesía - circunscripciones con intereses opuestos. En el período previo a las elecciones de 2010, Geert Wilders proclamó que el aumento de la edad de jubilación obligatoria era una cuestión sobre la que nunca se comprometería. Al día siguiente de la elección, dijo que esto ya no era un obstáculo para las negociaciones de la coalición. Más tarde, fue denunciado [11] por haber dicho en privado que este gambito sólo tenía por propósito de atraer el apoyo de los votantes de la clase trabajadora del Partido Socialista.

Incluso cuando Wilders reivindica representar a la gente común, su partido a menudo vota por políticas que benefician a los ricos. Por ejemplo, el PVV ha sido un fuerte defensor de los descuentos fiscales para los propietarios de viviendas. Además de contribuir a hacer los hogares holandeses los más endeudados del mundo industrializado, se ha demostrado que este descuento beneficia solo al 20% más rico de los hogares [12], que se benefician de la mitad de la reducción total de impuestos.

Su partido también se opone a la negociación colectiva y a los derechos sindicales. La mayoría de los trabajadores holandeses están cubiertos por la negociación colectiva sectorial en la que el gobierno extiende los términos de las negociaciones entre empleadores y sindicatos para que sean obligatorios para todos los trabajadores de un sector económico. El PVV ha propuesto desmantelar este sistema [13], dejando a los individuos negociar solo con su empleador.

Suiza
Esta tendencia se repite en toda Europa: en Suiza, el Partido Popular suizo proclama que protege a los trabajadores suizos de la inmigración, pero se opone firmemente a las sanciones para los empleadores que explotan a los inmigrantes. Sus diputados han empleado ilegalmente a solicitantes de asilo sin pagar impuestos por ellos [14].

Austria
En Austria, el Partido de la Libertad (FPÖ) apoyó una serie de leyes para debilitar a los sindicatos y desregular el mercado de trabajo mientras estuvieron en el gobierno entre 2000 y 2007.

Esto no debería sorprender de una tradición política que defiende un programa hostil a la solidaridad colectiva que encarnan los derechos sindicales y la negociación colectiva. El tipo de solidaridad que defienden los partidos de derecha radical está subordinado a los valores nacionalistas y conservadores.

Mientras que la Izquierda hace campaña para expandir el estado de bienestar, la derecha radical habla más frecuentemente de reducirlo: limitando los beneficios sociales a los nacionales, o como proponía el PVV de Wilders, oponiéndose a los subsidios para las familias de más de dos hijos porque se cree que las familias musulmanas tienen más niños. Cuando se trata de derechos sociales, han sido partidarios de siempre de un enfoque punitivo al bienestar. Las sucursales locales del PVV en Rotterdam y La Haya quieren obligar a los desempleados a trabajar en invernaderos para reemplazar a los trabajadores inmigrantes [15].

La división entre "nosotros" y "ellos" que usa la derecha radical cuando habla de inmigración se transpone en sus políticas de bienestar: "nosotros" somos contribuyentes trabajadores y "ellos" inmigrantes, pero también desempleados y defraudadores de la Seguridad Social.

Los límites del engaño

Está claro que el voto de la clase obrera a la derecha radical ha aumentado junto con un desplazamiento de la defensa del libre mercado a las plataformas económicas izquierdistas. Pero gran parte de este cambio ha sido retórico. En la práctica, los partidos de derecha radical en Europa funcionan principalmente para convertir los votos de la clase trabajadora en políticas de derecha. Su verdadera naturaleza pro-capitalista sólo sale a la luz en las reuniones del gabinete o en los comités legislativos, cuando los votantes no están prestando la misma atención.

Este juego sin embargo tiene límites. Los votantes no pueden ser engañados indefinidamente. Después de su primer período en el gobierno, el FPÖ austriaco perdió dos tercios de sus escaños. El PVV perdió un tercio después de que apoyara a un gabinete conservador comprometido a implementar una amplia austeridad. Su apoyo electoral es volátil, y esto explica de algún modo su cambio hacia la izquierda en la economía. La mayoría de los votantes de la derecha radical se preocupan principalmente por la inmigración - y muchos ni siquiera conocen la posición de sus partidos sobre economía. Pero si alguna vez fueran a ir más allá de un solo tema demográfico, necesitarán un mensaje social más amplio.

Este ejercicio de lavado de imagen puede y debe ser evitado. La migración de los votantes de la clase obrera a la derecha radical es una preocupación inmediata para la izquierda, que debe ser contrarrestada por el reenganche con los trabajadores, la base histórica de la política progresista. En este sentido debemos buscar ejemplos en España y Portugal [16], donde la extrema derecha sigue siendo marginal, y donde los partidos de izquierda han sido capaces de movilizar un fuerte voto contra el establecimiento [¿? primera noticia].


Alexandre Afonso es profesor asistente en la Universidad de Leiden, Países Bajos.
Line Rennwald es investigador postdoctoral del Instituto Universitario Europeo de Florencia.

NDT: nótese que el termino 'libertarian' es el equivalente de liberal, nunca de libertario, un término que en USA crea mucha confusión.
 
[ The Far Right’s Leftist Mask | Jacobinetik gaztelerara itzulia eta nik La Tarcoteca blog kontrainformatibotik hartu diNadana]